Palabras del Director Fundet- Perú

Estar capacitado permite a las personas tener mejores oportunidades laborales.
Vivimos tiempos de mucha competencia donde es necesario estar preparados, tener un conocimiento especializado, dominar en la práctica el trabajo real a realizar (experiencia)  y sobre todo ser un técnico que vive valores éticos laborales. 
Por otro lado, en nuestras comunidades existen muchas personas que carecen de recursos económicos, viven sin metas y por ende sin esperanza.
FUNDET  busca encaminar a estas personas hacia el éxito, ayudarlos  a descubrir, desarrollar y potenciar sus talentos y habilidades para que produzcan un desempeño sobresaliente en el campo laboral. Por medio de FUNDET, jóvenes de Perú, Bolivia y Ecuador encuentran esperanza, ánimos y ganas de superarse.
Muchos de nuestros beneficiarios llegaron en la ignorancia y ahora tienen conocimiento, tenían miedo y ahora tienen confianza, donde había desánimo ahora hay esperanza, donde había incertidumbre ahora hay seguridad.
Nosotros como fundación contamos con lo necesario para prepararlos: infraestructura, docentes calificados, un plan de capacitación minucioso que permite a nuestros beneficiarios estar listos para incorporarse  a las empresas que les dan una opción laboral  empezando así una nueva vida llena de oportunidades a su alcance.
Tenemos mucha gratitud a Dios por hacer posible este milagro, así como nuestros patrocinadores que a lo largo de estos años han cambiado la vida de  miles de beneficiarios, a las empresas, al equipo administrativo y capacitadores, a nuestros beneficiarios y sus familiares quienes han confiado en nosotros.

Estar capacitado permite a las personas tener mejores oportunidades laborales.

Definiría FUNDET como  SERVICIO a favor de  EMPRESAS, BENEFICIARIOS y la COMUNIDAD.


A  través de esta palabra sencilla y de  significado profundo, FUNDET ha contribuido en el año 2014 ayudando a 942 beneficiarios  de manera práctica y eficiente, sobre todo cambiando vidas; brindando un apoyo incondicional.


Muchos de nuestros beneficiarios pudieron descubrir sus habilidades y convertir sus debilidades en fortalezas. La Fundación ha moldeado el carácter de muchos, quienes se convierten en personas diferentes  con METAS CLARAS para afrontar el mundo competitivo. Ellos salen con la convicción de saber que pueden lograr el éxito, siempre y cuando pongan en práctica los conocimientos que aprendieron, sobre todo si viven los VALORES, entonces son APTOS y CONFIABLES.


Los frutos de la labor que realiza FUNDET los veremos reflejados en algunos meses o años, veremos hogares estables, beneficiarios sirviendo en llamamientos, sobresaliendo  y progresando en las empresas.


SERVICIO es lo que caracteriza a nuestra institución, lugar noble, lugar bendito, lugar donde hay milagros, lugar donde cambian vidas para mejor.


Mi consejo para los beneficiarios es que continúen capacitándose, es el tiempo de demostrar lo que aprendieron y  ahora simplemente ¡HÁGANLO!


Mi gratitud a Dios,  a los donantes, a los maestros, al personal administrativo,  a las familias de nuestros beneficiarios  por su sacrificio.



 

Estar capacitado permite a las personas tener mejores oportunidades laborales.


Estar capacitado permite a las personas tener mejores oportunidades laborales.
Vivimos tiempos de mucha competencia donde es necesario estar preparados, tener un conocimiento especializado, dominar en la práctica el trabajo real a realizar (experiencia)  y sobre todo ser un técnico que vive valores éticos laborales. 
Por otro lado, en nuestras comunidades existen muchas personas que carecen de recursos económicos, viven sin metas y por ende sin esperanza.
FUNDET  busca encaminar a estas personas hacia el éxito, ayudarlos  a descubrir, desarrollar y potenciar sus talentos y habilidades para que produzcan un desempeño sobresaliente en el campo laboral. Por medio de FUNDET, jóvenes de Perú, Bolivia y Ecuador encuentran esperanza, ánimos y ganas de superarse.
Muchos de nuestros beneficiarios llegaron en la ignorancia y ahora tienen conocimiento, tenían miedo y ahora tienen confianza, donde había desánimo ahora hay esperanza, donde había incertidumbre ahora hay seguridad.
Nosotros como fundación contamos con lo necesario para prepararlos: infraestructura, docentes calificados, un plan de capacitación minucioso que permite a nuestros beneficiarios estar listos para incorporarse  a las empresas que les dan una opción laboral  empezando así una nueva vida llena de oportunidades a su alcance.
Tenemos mucha gratitud a Dios por hacer posible este milagro, así como nuestros patrocinadores que a lo largo de estos años han cambiado la vida de  miles de beneficiarios, a las empresas, al equipo administrativo y capacitadores, a nuestros beneficiarios y sus familiares quienes han confiado en nosotros.

Rudy Palhua Romero

Director Fundet Sudamérica